Durante años, la escasez de efectivo en fechas determinadas fue un problema crónico, explicado por la alta inflación y la falta de papeles de mayor denonimación. Ahora, el BCRA está procurando que ingresen más yaguaretés y ballenas al sistema. Qué otras mejoras están incorporando los bancos.

(Iprofesional). - En los últimos tiempos, justo en el período que se abre entre las fiestas de fin de año y el comienzo de las vacaciones, los argentinos debieron hacer frente a una complicación ya “crónica”: la falta de efectivo en los cajeros automáticos, lo que los obliga a peregrinar por distintos bancos en busca de "cash".  

Consciente de este trastorno, el Gobierno está avanzando contrarreloj en un plan para evitar la escasez de dinero, especialmente en los centros de veraneo. Y una de las patas de la estrategia es reforzar la emisión de billetes.  

Este problema se había potenciado durante el kirchnerismo y fue resultado del choque de dos variables: por un lado, una inflación acumulada del 1.400% entre 2002 y 2015. Por otro, el hecho de no haber acompañado la evolución de este índice con papeles de mayor denominación que se adaptaran a la nueva realidad de precios.  

En consecuencia, el sistema bancario necesitaba entregar un creciente volumen de billetes de $100 (la máxima cifra que existía hasta el año pasado) pero para el cual las máquinas dispensadoras no estaban preparadas y no daban abasto. 

En este tipo de situaciones, se suma otro problema: el elevado costo logístico que implica el traslado de todo ese dinero, a lo que hay que sumar las horas hombre para contabilizarlo y distribuirlo. 

Para aminorar este trastorno “heredado”, el Gobierno avanzó con el lanzamiento de un billete de alta denominación (el de $500), luego de 17 años de reinado del de $100 como el de mayor valor. Al tiempo que recientemente sumó el de $200.  

Claro que esta es una medida todavía reciente y que aún no logró solucionar el problema de fondo.  

De hecho, hasta pocos días, según pudo comprobar iProfesional, muchos cajeros todavía no estaban configurados para entregar los nuevos papeles, lo que derivó en que las máquinas dispensadoras ubicadas en Capital, Gran Buenos Aires y los principales centros turísticos hayan quedado sin efectivo durante el último feriado puente del 8 y 9 de diciembre. 

 

Acelerando la "maquinita"

Para alivianar el típico problema de desabastecimiento de "cash", el Banco Central comenzó a acelerar el ritmo de emisión y puesta en circulación de los papeles de más valor. 

Según la última información del BCRA, entre el 15 de noviembre y el 15 de diciembre, imprimió: 

-Casi 70% más de papeles de $500, especialmente en las últimas semanas. 

-Al día de hoy existen 191 millones de unidades con la imagen del yaguareté. 

-La impresión de los de $200, en tanto, se disparó casi 110%. Más de la mitad se concentró en diciembre. 

-Pese a este incremento, en la actualidad todavía hay pocos ejemplares de esta denominación: sólo 13,1 millones.  

-Como contrapartida, en ese mismo lapso, la emisión de billetes de 100 creció apenas 1% avanzó. 

-Esto representa 30 millones de unidades más en la calle en ese período, elevando el volumen total a 4.286 millones de papeles (67% de todo el circulante).

 

Cajeros más aliviados

Fuentes del Banco Central aseguraron a iProfesional que la llegada de los nuevos billetes impactó positivamente en el sistema bancario y en la comodidad de los consumidores.  

 “El lanzamiento de los papeles de $500 y $200 ayudó a mejorar la disponibilidad de dinero para este verano, porque los equipos pueden almacenar más cantidad”, explicaron desde la entidad.  

Pese a esta mayor celeridad, reconocen que todavía puede haber cuellos de botella: “El llenado de los cajeros depende de cada banco y de la estrategia que efectúe cada uno de ellos. Lo que podemos asegurar es que el Central está entregando todos los billetes solicitados por las entidades en tiempo y forma”. 

Al respecto, por ejemplo, desde Banco Ciudad indicaron a iProfesional que disponen de un sistema informático on line que les permite monitorear cómo se mueve el flujo de efectivo en sus cajeros, los que les permite saber de antemano cuáles son los locales que requerirán un suministro urgente de dinero.  

Por el lado del Banco Provincia, este año diseñó un plan especial para asistir a los veraneantes durante el período estival con la colocación de 23 cajeros de refuerzo, distribuidos en 18 puntos de toda la Costa Atlántica, que estarán disponibles al público hasta el 28 de febrero. 

“De esta manera, pusimos a disposición de los visitantes una batería de soluciones que incluye además promociones y beneficios con todas nuestras tarjetas”, informaron desde la entidad bonaerense conducida por Juan Curuchet.  

Desde el ICBC también indicaron que reforzarán con algunos ATM "portátiles" los puntos veraniegos. 

En el caso de Banco Credicoop, Eduardo Geraghty, gerente de Canales Alternativos, explicó a iProfesional que “la emisión de billetes de mayor denominación contribuyó a facilitar un mayor abastecimiento de los cajeros automáticos en períodos de alta demanda transaccional y brindar una mejor calidad de atención en estos canales”.  

Además de ello, esta firma implementó un seguimiento online del estado de sus dispositivos y sumó una quinta gaveta a sus máquinas.  

"Esto nos permitió aumentar la capacidad de atesoramiento de efectivo por cada equipo, en todas aquellas localidades donde se han detectado necesidades de mayor demanda del servicio”, completó Geraghty.  

En el caso de la Red Banelco, cuyos accionistas son los 10 principales bancos privados de Argentina, hoy existen más de 5.700 equipos en todo el país para extraer dinero. 

En paralelo, el Banco Central está promoviendo otros recursos para disminuir la utilización de efectivo, como el pago electrónico por medio de tarjetas y home banking, así como otros canales de transacciones, como el uso de celulares, aplicaciones móviles y otros sistemas virtuales. 

Además, numerosos bancos incorporaron en los últimos meses convenios con diversos comercios para que sus clientes puedan obtener efectivo con sus tarjetas de crédito en las líneas de caja de supermercados, farmacias o estaciones de servicio. 

 

Cuestiones técnicas

Las máquinas automáticas de expendio de billetes tienen un limitante técnico fundamental: no pueden brindar al público más de 40 billetes por cada operación. 

Es decir que hasta hace unos pocos meses (cuando el de $100 era el de mayor valor) lo máximo que podían suministrar los equipos eran $4.000 por transacción, independientemente de si un individuo estaba autorizado a retirar más dinero.  

Ahora, con el papel de $500, la situación mejoró ya que físicamente los equipos pueden entregar más efectivo. En la práctica, tienen la posibilidad de dar un máximo de $20.000 en una sola operación. 

Claro que, tal como indicaron desde el BCRA, el monto permitido depende de cada banco, ya que son las propias entidades las que fijan el límite diario, según su estrategia de reposición y la categorización de cada cliente.

 

¿Cuánto puede dar una máquina? 

Considerando que los cajeros pueden almacenar entre 8.000 y 12.000 billetes, hasta antes de que llegaran al circuito los de $500 y los de $200, el tope de transacciones máximas disponibles era de 300, por un valor total de $1,2 millón.  

En la actualidad, con la incorporación de los papeles de $500, los equipos disponen de una capacidad de hasta $6 millones, en caso de que las cuatro gavetas con las que en general disponen estos equipos estén completas sólo con papeles de esa denominación.  

Es decir que, en la práctica, los cajeros hoy estarían en condiciones de realizar 1.500 operaciones diarias para extraer el que era el tope máximo de hace unos meses ($4.000) o 300 por $20.000.  

Sin embargo, según informaron a este medio especialistas del negocio bancario, todavía los equipos autoservicio no están cargados en su máxima capacidad con los papeles de $500. 

De hecho, de las cuatro gavetas para dinero que poseen estos dispositivos, sólo una o dos de ellas, como máximo, están cargadas con los billetes de la más elevada denominación. 

Uno de los motivos es que es necesario seguir brindando unidades de $100 para que haya cambio disponible en la calle.  

La otra cuestión es que aun es baja la cantidad impresa y en circulación de los papeles de $500 y $200, debido a que su lanzamiento fue hace escasos meses.  

Para ponerlo en cifras: los ejemplares con la imagen del yaguareté representan sólo el 3% de todo el circulante que hay en el público y los bancos. En cambio, los de $100 equivalen a casi el 70% del dinero emitido. 

En resumen, en el inicio de las vacaciones, la situación luce mejor que la de otros años, si bien se requieren ajustar algunos detalles.   

Para los expertos, las escasez de "cash" en fechas críticas y lugares específicos no se solucionará completamente hasta que los "yaguaretés" y las "ballenas" circulen masivamente por los cajeros del país. 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

 

              

Mayormente nublado

20°C

Corrientes, Argentina

Mayormente nublado

Humedad: 69%

Viento: 28.97 km/h

 

 

 

 

       

 

 
 

HOROSCOPO
Descubre Tu Destino Para
El Dia de Hoy

COTIZACION DOLAR