No queda la menor duda de que esa acción es un montaje de campaña. El intendente no fue votado para hacer de obrero.

(Cadena de Radios). - La vieja frase de la política que advierte que del ridículo no se vuelve parece no haber llegado a conocimiento del intendente de la Capital, Fabián Ríos, que en una muestra más de desesperación electoral decidió imitar a Jorge Milton Coqui Capitanich, el intendente de Resistencia que se disfraza a menudo de barrendero, de recolector de residuos y hasta de obrero municipal con tal de mostrarse trabajador pala en mano, aunque hasta ahora no demostró ser muy ducho en esas lides que a no dudar le resultan absolutamente extrañas.

Ríos, el viernes en plena lluvia, salió a destapar y tapar bocas de tormentas, haciéndose sacar fotos por su equipo de campaña para después ser distribuidas en los medios amigos que resaltaron equivocadamente su acción como meritoria. Nada tan lejos de la realidad.

Por un lado, no queda la menor duda de que esa acción es un simple y burdo montaje de campaña, pero, por el otro, no hay que perder de vista que el intendente de la ciudad de Corrientes, el ingeniero Fabián Ríos, no fue votado para hacer de obrero, sino de intendente, esto es ordenar y administrar la cosa pública de manera prolija y sin sospechas.

Los correntinos eligen intendente, como a otros funcionarios de poderes ejecutivos, para pavimentar calles, pero con desagües pluviales, no para que vaya después a levantar con sus propias manos las tapas de desagües para que el agua escurra.
Del ridículo no se vuelve, y al igual que Capitanich, Ríos cayó este fin de semana en el ridículo, todo sea por un voto y por vender una imagen que no es la real.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

 

              

Despejado

14°C

Corrientes, Argentina

Despejado

Humedad: 75%

Viento: 17.70 km/h

 

 

 

       

 

 
 

HOROSCOPO
Descubre Tu Destino Para
El Dia de Hoy