Mozos sin sal, granaderos con temor y otros secretos de la Rosada. Macri se fue enterando de a poco cómo habían trabajado los empleados durante la gestión de Cristina Kirchner.

 

El funcionario, de absoluta confianza de Mauricio Macri, entraba hace pocos días a su nuevo lugar de trabajo, la Casa Rosada, cuando creyó era víctima de una tragedia súbita. “¡Atrás! ¡Cuidado! ¡Cuidado!”, le gritó uno de los granaderos que cuidan y escoltan al Presidente dentro de la sede del Gobierno, alzando la voz y estirando además los brazos para frenarlo. “¡Qué pasó! ¡Qué pasó!”, se asustó el asesor de Macri. “¡Viene el Presidente! ¡El Presidente! ¡Cuidado!”, volvió a sobresaltarlo el granadero.

El consejero del Presidente, a la vez su amigo hace añares, logró calmarse, y le explicó entonces al custodio quién era él y de qué trabajaba. Su jefe caminaba hasta ese momento muy tranquilo por uno de los pasillos alfombrados de la Rosada. Pero notó esa singular agitación, se acercó al lugar donde estaba ocurriendo un diálogo hasta ese momento tenso, saludó a su funcionario como si nada, como todos los días y ambos se fueron caminando juntos. Igual quedaron extrañados por la situación. Después entendieron la supuesta lógica que había alterado al granadero tenso y gritón. La ex presidenta Cristina Kirchner gobernó los últimos años con una serie de órdenes que debían cumplir los pocos funcionarios, empleados rasos y custodios que tenían acceso al sector más importante de la Casa Rosada.

Cristina Elisabet Fernández, mientras fue Presidenta, le dio una orden al personal que trabajaba a su lado, o sea, pululando por el corazón del Poder Ejecutivo: cuando ella caminaba por los pasillos debían evitar cruzársela, no quería ver a nadie enfrente suyo, y si eso llegaban a pasar por azar, nadie debía mirarla a los ojos, o siquiera hablarle.

Macri se fue enterando de a poco cómo habían trabajado sus nuevos empleados en la Casa Rosada. El rumor se hizo palabra concreta y varios le contaron mil anécdotas a él mismo, a sus ministros, a sus secretarios. Tanto en los sectores más importantes de la Casa Rosada, como también la Quinta de Olivos, Cristina impuso un sistema de convivencia con sus subordinados de menor jerarquía: fue muy distante, y fría.

Muchos de esos empleados trabajan cerca en esos edificios históricos hace décadas, y conocen el arte de convivir con discreción con Presidentes, o cómo atender a mandatarios extranjeros, diplomáticos. Fueron protagonistas, escucharon y conocen secretos de Estado, o diálogos inconfesables de la política nacional. Pero jamás hablan: sus lenguas son parcas, saben esquivar las preguntas de la prensa, son, como se dice en lenguaje callejero, “una tumba”. 

Pero el trato que tuvieron con Cristina fue demasiado para muchos de ellos. Dejaron trascender que nunca en democracia habían trabajado con alguien así. Los granaderos vivieron al menos ocho años de gestión K bajo un estrés permanente. Debían cuidar que nada ni nadie moleste a Cristina cuando caminaba por la Rosada.

También sufrieron otras costumbres de la ex Presidenta: la impuntualidad, por ejemplo. La Presidenta solía avisarle a los granaderos que llegaba a determinada hora, ellos se vestían con sus uniformes, y montaban guardia, como deben, bajo un sol o un frío apabullantes. Sabían que sufrirían por horas. Cristina llegaba siempre varias horas después de lo pactado. Los granaderos también sufrieron cuando se supo a mediados de este año, por ejemplo, que en una pared del segundo piso de la Casa Rosada habían aparecido pintadas insultantes contra la Presidenta. Ella ordenó que se encuentre a los culpables. Estaba convencida que integraban su escolta de granaderos. Su tesis no pudo comprobarse.

Los funcionarios macristas están sorprendidos. Los mozos presidenciales, por ejemplo, los alertaron sobre sus situaciones precarias. Nunca en diez años jefes les compraron uniformes nuevos para trabajar: debían por ellos mismos si querían verse más presentables: otros aprendieron a remendar pantalones o camisas.

“No nos compraban ni sal para la comida”, le contaron los mozos a uno de los Secretarios de Estado. Macri ya realizó reuniones de trabajo en la Quinta de Olivos. Testigos de esas situaciones reservadas contaron que les impresionó el estado de las oficinas de la ex Presidenta: “son horribles, oscuras”.

Una sensación similar invadió a Juliana Awada cuando conoció el lugar en el dormía la Presidenta, por ejemplo: las plantas de la entrada estaban todas secas. 

 

Por Nicolás Wiñazki  para Clarín

radiomitre.-

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

           

Mayormente nublado

27°C

Corrientes, Argentina

Mayormente nublado

Humedad: 70%

Viento: 20.92 km/h

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOROSCOPO
Descubre Tu Destino Para
El Dia de Hoy