El cerebro es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo. Para mantener un buen funcionamiento es necesario cuidarlo de forma continua, tal como ha puesto de manifiesto en Madrid la Sociedad Española de Neurología -SEN-, bajo el lema Tu cerebro es vida, cuídalo.

(Cuidate Plus). - En la actualidad las enfermedades neurológicas afectan a un 16 por ciento de la población. De hecho, algunas de las enfermedades neurológicas más comunes, como el ictus o el Alzheimer, son una de las principales causas de muerte en nuestro país y otras, como la migraña, la epilepsia o la esclerosis múltiple, son muy incapacitantes y afectan a la calidad de vida de las personas que las padecen. Por este motivo, es muy importante seguir algunas recomendaciones para prevenir, en la medida de lo posible, las enfermedades neurológicas. Desde la SEN aconsejan:

Realizar actividades que estimulen la actividad cerebral y nos mantengan mentalmente activos, como leer, escribir, memorizar números de teléfono, participar en juegos de mesa, realizar actividades manuales, completar crucigramas, aprender y practicar un nuevo idioma, etc.

Ejercitar algún tipo de actividad física de forma regular, bien sea mediante la práctica de un deporte, bien realizando uno o dos paseos diarios de al menos 30 minutos.

Potenciar las relaciones sociales y afectivas evitando la incomunicación, el aislamiento social y el estrés.

Realizar una dieta equilibrada, evitando el exceso de grasas animales y de sal y potenciando el consumo de frutas y verduras.

Llevar hábitos de vida saludables. Para ello insisten en no consumir alcohol, tabaco o drogas e intentando dormir como mínimo 8 horas diarias.

Controlar la hipertensión, dado que es el principal factor de riesgo de enfermedades cerebrovasculares como el ictus.

Proteger el cerebro contra las agresiones físicas del exterior mediante la utilización sistemática del cinturón de seguridad en los vehículos y del casco cuando se viaja en moto.


¿Cómo afecta nuestra alimentación al cerebro?
El tipo de alimentación que seguimos es fundamental para conseguir todos los nutrientes que necesita nuestro organismo y aquí también se incluye el cerebro: dependiendo de nuestra dieta las funciones que realiza pueden verse alteradas y su desarrollo interrumpido.

“En general, los alimentos que son imprescindibles para el desarrollo del cerebro son aquellos que contienen vitaminas del grupo B, cruciales para que se pueda desarrollar con normalidad”, afirma Pablo Irimia, vocal de la Sociedad Española de Neurología, quien señala que la presencia de antioxidantes, colina y hierro también es fundamental. El experto especifica que en los países desarrollados, la población adulta que sigue una dieta variada consume las cantidades mínimas necesarias para cubrir los requerimientos del cerebro. Sin embargo, puede haber situaciones en las que, por diversas enfermedades o al hacer un consumo elevado de alcohol, se descuide y reduce el consumo de vitamina B.

“Si una persona no toma suficiente vitamina B12, que podemos encontrar, por ejemplo, en el pescado, la carne, las vísceras y en algunos productos lácteos o frutos secos, entre otros alimentos, puede empezar a desarrollar problemas de memoria y dificultades en el funcionamiento de las neuronas, dando lugar a neuropatías”, advierte Irimia. Por otro lado, hay otra vitamina, la tiamina, que forma parte del grupo B, que cuando hay un déficit desencadena trastornos de memoria que a veces no son reversibles”.

¿Qué podemos hacer si hay un déficit del grupo de vitamina B? El problema está en que no existe un almacén en el organismo para compensar las épocas en las que una persona no consume suficiente vitamina B: hay que tener un consumo continuo y si alguien no lo hace, puede tener complicaciones relacionadas con diferentes tipos de enfermedades. Por este motivo, el vocal del SEN recomienda corregir ese déficit de vitamina cuando empiezan los primeros síntomas. Los principales alimentos donde podemos encontrar este grupo de vitaminas son: espinacas, brócoli, frutos rojos, frutos morados y los frutos secos (almendras y avellanas, especialmente).

“En el caso de las personas que sigan dietas vegetarianas muy estrictas, que no incluyan ni huevos ni carne ni pescado y, por tanto, no consumen la vitamina B12 en las cantidades normales necesarias, deben tomar suplementos para asegurarse de que adquieren las cantidades adecuadas”, añade.

 

¿Qué tipo de dieta es la mejor para el cerebro?


¿Cuál es la mejor dieta para llevar una vida sana y prevenir enfermedades como el ictus y la demencia? Irimia especifica que el plan de alimentación que mejor cumple todas las premisas de ser saludable, equilibrado y variado es la dieta mediterránea. “Hay estudios que han demostrado que la dieta mediterránea es muy positiva tanto para prevenir las enfermedades cardiovasculares, como para evitar el deterioro cognitivo, en concreto la demencia tipo Alzheimer”, explica el vocal, quien hace hincapié en que para que los beneficios de la dieta mediterránea realmente se noten en la población adulta debe seguirse ésta de forma estricta durante al menos un año.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

 

              

Despejado

15°C

Corrientes, Argentina

Despejado

Humedad: 84%

Viento: 11.27 km/h

 

 

 

       

 

 
 

HOROSCOPO
Descubre Tu Destino Para
El Dia de Hoy