El embarazo se manifiesta de forma diferente en cada mujer, sin embargo hay una serie de síntomas que se repiten. Estos son los más frecuentes:

 

Amenorrea

La amenorrea o ausencia de la menstruación suele ser el primer síntoma de embarazo. En ciclos regulares, cabe plantearse la posibilidad de embarazo trascurrida aproximadamente una semana desde la fecha habitual de la regla, si bien hay otros factores que pueden ocasionar un retraso de este tipo, como una enfermedad, un choque emocional, un viaje, etcétera.

 

Dolor similar al premenstrual

Un dolor localizado en la parte baja del abdomen, sordo y continuo, similar al que experimentan muchas mujeres en las horas previas a la llegada de la menstruación, es otro de los síntomas precoces de embarazo. Ocurre especialmente en las primeras semanas, antes incluso de que la mujer conozca su estado, de modo que suele confundirse con la llegada del periodo.

 

Aumento de las ganas de orinar

Durante las primeras semanas de embarazo, el útero empieza a expandirse y comprime la vejiga, que se encuentra debajo. Esto impide que pueda llenarse en su totalidad, de modo que la necesidad de orinar será más frecuente. No hay que combatir este síntoma disminuyendo la ingesta de líquidos, al contrario: es crucial beber de 2,5 y 3 litros de agua al día para estar hidratada y evitar las infecciones de orina, que pueden contraer el útero y poner en peligro el desarrollo del embrión. También es importante, en este sentido, extremar la higiene íntima.

 

Náuseas y vómitos

Suelen ocurrir por la mañana y después de desayunar, aunque no todas las mujeres los padecen. Son consecuencia de la alteración hormonal que se produce tras la implantación del óvulo en el útero. Pueden aliviarse aumentando la frecuencia de la ingesta de alimentos y reduciendo las raciones: el estómago debe estar ocupado pero nunca lleno en exceso.

 

Mareos y desmayos

Los estrógenos y la progesterona que produce el organismo en las primeras semanas de embarazo hacen que el flujo de sangre sea más lento y aumente el riego al útero, por lo que es más fácil que, durante unos instantes, no llegue la suficiente sangre al cerebro y se sufra un desvanecimiento. Lo normal es recuperarse de estos síntomas de forma rápida.

 

Cambio de gustos

El embarazo altera las percepciones del gusto y del olfato. No es extraño notar rechazo a alimentos antes bien tolerados o sentir deseos de comer algo que no forma parte de la dieta habitual. El sentido del olfato también se agudiza, de modo que pueden resultar molestos olores que antes pasaban desapercibidos.

 

Alteraciones en las mamas

Desde los primeros días, las mamas se congestionan y pueden estar hipersensibilizadas. El aumento de tamaño de los senos es constante y progresivo durante todo el embarazo. En la semana 6 de gestación puede ganarse una talla; el crecimiento continuará hasta el parto y posteriormente, con la subida de la leche materna. Igualmente son frecuentes los cambios de coloración y los picores.

 

Cambios de humor

Si durante la menstruación se experimentan cambios bruscos de humor, es muy probable padecerlos también durante el embarazo, sobre todo en el primer trimestre y en el tercero. En cuestión de horas, pueden experimentarse emociones muy dispares: enfado, alegría, pena profunda, etcétera. Se estima que una de cada 10 gestantes sufre depresión, por lo que es aconsejable acudir al médico si los episodios de tristeza son recurrentes.

           

Mayormente nublado

27°C

Corrientes, Argentina

Mayormente nublado

Humedad: 70%

Viento: 20.92 km/h

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOROSCOPO
Descubre Tu Destino Para
El Dia de Hoy