Deportes

Ceballos habló del audio que se filtró y contó: «No pudo dirigir ni un solteros contra casados»

El árbitro de la polémica final se refirió a la versión que dio el futbolista de Rosario Central Nery Domínguez, en la que asegura que un dirigente había dicho antes del partido que el referí ya estaba «arreglado»

 

En uno de los fragmentos del audio de Nery Domínguez y Omar Palma que se filtró ayer y que sacudió a Rosario Central, volvió a salir a la luz el caso de Diego Ceballos , el árbitro de la polémica final de la Copa Argentina entre Boca y los canallas. Allí, el futbolista cuenta que un dirigente rosarino habría brindado con champagne en un palco porque ya tenían «arreglado» al juez. El referí, que no volvió a dirigir después de aquel partido, habló de esta acusación.

«Me enteré por comentarios de conocidos. Pero no conozco qué se dijo concretamente», dijo Ceballos en diálogo con el diario Olé. «Los desmiento rotundamente. No me puedo enganchar en todo lo que dicen. Son dos personas representativas de Central, pero es un invento. Pueden hablar hablar de mí todo lo que quieran, pero sigo durmiendo tranquilo con mi conciencia. Estoy destrozado por lo que pasó aquella noche en la final en Córdoba, porque mi carrera se derrumbó. Y sé que cometí un error grosero en el penal que sancioné a favor de Boca, la falta a Peruzzi fue bastante afuera del área. Pero sigo angustiado por lo que me tocó vivir», agregó.

Si bien su regreso a la actividad parece un imposible en el corto plazo, Ceballos se ilusiona con tener una nueva oportunidad: «La realidad es que hoy se me acabó la carrera, no puedo dirigir ni un soltero contra casados, pero de algo estoy seguro: no quiero desaparecer del mundo del arbitraje. Me va a costar muchísimo volver y todavía estoy pagando mis equivocaciones. Y hoy mi situación todavía no se resolvió (…). No veo la hora de salir a demostrar todo lo que sé en un campo de juego, estoy ansioso en ese sentido porque quiero otra chance».

Luego, insistió con la honestidad del arbitraje argentino, aunque con una frase llamativa: «Los árbitros siguen siendo honestos y si, por ejemplo, yo me matara, nadie viviría tranquilo con algo así».

 

Cancha Llena.-

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba