Deportes

Leo Corrales campeón mundial de KickBoxing

“Jamás imaginé tanto cariño de la gente, soy el hombre más feliz del mundo. Les digo a todos que luchen por sus sueños, que todo es posible, lo importante es dar lo mejor y dejar algo en esta vida”. Emocionado y con lágrimas en los ojos, esas fueron las primeras palabras que expresó tras erigirse en campeón mundial de KickBoxing Wako Pro en la modalidad Full Contact (-60kg), el correntino, de 27 años, Leonardo Corrales.

Ante un marco multitudinario en el Club San Martín, en una velada que arrancó el sábado y finalizó en la madrugada del domingo, Leo derrotó por nocaut técnico en el undécimo round al italiano Alessandro Pani, para atesorar con orgullo el cetro ecuménico que estaba vacante en dicha categoría del deporte de contacto.

De esta manera, Argentina vuelve a tener un campeón mundial de Kickboxing profesional luego de 14 años.

El evento internacional fue posible gracias al apoyo del Gobierno de Corrientes, de la Secretaría de Deportes y del Municipio capitalino. Debido a su importancia y magnitud, fue declarado de Interés, tanto por la Provincia como por la Honorable Cámara de Diputados.

La organización estuvo a cargo de la Asociación Correntina de Kickboxing y Deportes de Contacto, contando con la fiscalización nacional de la Federación Argentina de esta disciplina y el contralor internacional, responsabilidad de la entidad Wako Pro.

Como dato de importancia, hay que resaltar que fue la segunda vez que en Argentina se disputó un título mundial de KickBoxing, la anterior se dio en 2008 y tuvo como protagonista al padre de Leonardo, el también destacado deportista y actual presidente de la Federación Argentina de dicha disciplina, Juan Corrales.

Un gran espectáculo

Fue un combate espectacular, con todos los ingredientes y con dos grandes atletas que, antes que nada, mostraron respeto mutuo y caballerosidad.

Desde que sonó la campana inicial se vio a un Leo Corrales ambicioso, buscando tener preponderancia tanto con sus piernas como con el poder de sus puños.

De esa forma, casi siempre tuvo la iniciativa de las acciones, pero las cosas no le fueron sencillas, porque Pani fue un gran contendiente, que sobresalió fundamentalmente por su capacidad defensiva y una fe inquebrantable para no bajar nunca los brazos, ni aún en los peores momentos.

Por ello, se dio una pelea vibrante, en la que Leo empezó a sacar ventajas en las tarjetas a medida que transcurrían los rounds, pero, no obstante, siempre fue consciente que no podía descuidarse ante las arremetidas de Pani, que daba la impresión de ser un roble que absorbía todo lo que Leo le tiraba por delante.

El quiebre sobrevino en el décimo asalto. Leo logró conectar un par de giros con sus piernas en la humanidad y en la cabeza de Pani, que se mostró sentido y obligado a retroceder. Y en uno de esos retrocesos, Leo conectó un potente golpe en la zona media del italiano, que se fue contra las cuerdas, cayó y casi sin aire, recibió la correspondiente cuenta de protección. La campana de finalización del round parecía haberlo salvado del dramático momento.

En su rincón y tras debatir en el minuto de descanso con su coach, Alesio Rondelli, para preservar su integridad física, decidieron que no salga a combatir en el undécimo round, con lo cual automáticamente se decretó el nocaut técnico.

Inmediatamente, Leo Corrales exteriorizó su alegría sin límites por haber alcanzado la gloria mundial como deportista, siendo ovacionado por la gente, recibiendo mil y un abrazos y felicitaciones, yendo además al rincón de Pani para reconocer el esfuerzo de su gallardo adversario, que fue un hueso duro de roer, con lo cual, el logro adquiere mayor relevancia.

Al momento de recibir el cetro de campeón mundial, Leo estuvo acompañado, entre otros, por el subsecretario general de la Gobernación, Eduardo Pardo, el intendente de la ciudad de Corrientes, Eduardo Tassano y el secretario de Deportes, Jorge Terrile.

Las palabras de Leo en medio de la emoción y el orgullo

Luego del éxito, Leo tomó el micrófono de la transmisión que de manera impecable realizó la señal de DeportTV a todo el país y ofreció sus sensaciones. “Gracias a Dios por darme salud, vitalidad y las herramientas para poder dar mi máximo en este deporte que tanto me apasiona”, indicó en su introducción.

Luego, agradeció a su primer sponsor,”mi familia, que siempre hizo hasta lo imposible para solventar y bancarme en esta carrera que empecé hace 14 años”, haciendo extensivo su agradecimiento al gobernador Gustavo Valdés, al intendente, Eduardo Tassano, al secretario de Deportes, Jorge Terrile, quienes brindaron su apoyo para que el público correntino pueda disfrutar de este espectáculo histórico e inédito.

Con la caballerosidad y el respeto que lo caracterizan, Leo pidió un fuerte aplauso y reconocimiento para su rival, Alessandro Pani y para su equipo Rondelli. “Fue un excelente rival, un verdadero caballero y atleta. Van mis respetos, fue un gran peleador, tuve que luchar al máximo para poder vencerlo”, declaró el correntino.

Dirigiendo la mirada a su padre, Juan Corrales, dijo: “El sabe que es todo para mí. Siento que cumplimos un sueño a la par. Estoy orgulloso de él, además de ser mi entrenador, su mejor oficio es ser mi padre”.

Asimismo, Leo también se dio tiempo para agradecer a la organización y a todos los que vinieron de otros países para ser parte del evento, que hizo que Corrientes se vea al mundo, al igual que a su equipo de trabajo y a Gimena Chávez, que desplegó una labor encomiable y maravillosa en la parte logística y organizativa.

Juan Corrales, un padre feliz y exultante

En tanto, Juan Corrales, papá de Leo y uno de los referentes a nivel nacional e internacional que tiene este deporte, ocupando actualmente la presidencia de la Federación Correntina de Kick Boxing, también emocionado afirmó que “de sueños se vive y Leo hizo realidad el suyo, por lo que tanto luchó”

“Yo tuve un sueño y la posibilidad de pelear por un título mundial hace quince años y por esas cosas del deporte no se me dio, pero lo importante es intentarlo siempre y dejar todo”, acotó Juan Corrales, finalizando con esta reflexión: “Leo es mi sucesor, ahora ya tiene su cinturón de campeón mundial y no tenemos dudas que es el espaldarazo para que siga adelante con su excelente campaña como deportista”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba