Pin It

El exsecretario de Obras Públicas de Cristina Kirchner fue trasladado con casco y esposas, tras ser detenido por la mañana en un convento de General Rodríguez. Lo sorprendieron cuando intentaba ocultar seis bolsos con dinero y un arma de fuego.

Iprofesional. - Las próximas horas serán claves. Uno de los mayores casos de corrupción llegará a los tribunales, cuando el exsecretario de Obras Públicas, José López, declare este miércoles por la mañana en Comodoro Py.

El exfuncionario, que llegó a ser el número dos de Julio De Vido, será indagado por primera vez por los cargos de tenencia ilegal de arma y presunto lavado de dinero, luego de que este martes lo detuvieran cuando escondía bolsos con u$s 8 millones y un arma en el Monasterio de las Monjas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora de Fátima. 

Cerca de las 18 horas lo trasladaron a López desde la comisaría 1° de General Rodríguez a una dependencia de Moreno. La salida de López se dio en medio de un fuerte operativo de seguridad montado por el grupo Halcón.

El ex secretario de Obras Públicas salió esposado, con chaleco antibalas y casco. Afuera de la comisaría muchos vecinos de la zona lo abordaron e insultaron cuando subió al camión blindado para su traslado.

"Corrupto" y "devolvé la plata" fueron algunos de los gritos que se escucharon en el momento que López abandonó la penitenciaría, donde pasó varias horas alojado.

Cerca del mediodía, el fiscal Federico Delgado pidió su detención en el marco del expediente por enriquecimiento ilícito, abierto desde 2008. Delgado también pidió que esa causa se unifique con la denuncia de la diputada Elisa Carrió por asociación ilícita que sigue tramitando en el juzgado de Julián Ercolini.

 

Repudio y sorpresa

El ambiente político todavía no salía de su asombro después de conocerse la espectacular secuencia en la que López fue descubierto con las manos en la masa.

El escándalo motivó la reacción de los diputados nacionales y del Parlasur del Frente Para la Victoria (FPV) que salieron a despegarse de quien fuera considerado por De Vido como su "mano derecha".

Los legisladores kirchneristas repudiaron en un comunicado "la conducta de cualquier actual o ex funcionario público, con prescindencia de su pertenencia política, en cuanto a la tenencia de dinero no declarado, en el país o en el exterior".

El Gobierno fue el primero en condenar al exfuncionario, tras enterarse de la noticia en medio de una reunión de trabajo.

"No se puede entender, no se puede entender", repitió el presidente Mauricio Macri ante su gabinete luego de narrar los detalles de la detención que un rato antes le había comunicado la gobernadora María Eugenia Vidal. 

Otro que se mostró sorprendido fue el jefe de Gabinete, Marcos Peña quien calificó al episodio "de película". "Esperamos explicaciones", dijo el funcionario, al tiempo que agregó que los casos de corrupción relacionados al kirchnerismo aparecen "todos los días".

"Vemos casos donde se ratifica que había enormes problemas de transparencia de mínima, y de corrupción de máxima", dijo en conferencia de prensa.

 

Soborno fallido

Los hechos fueron relatados en conferencia de prensa por el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, quien explicó que durante la madrugada, dos móviles llegaron tras un alerta al 911 de movimientos sospechosos frente al convento de General Rodríguez. 

Jesús Omar Quintero, un vecino de General Rodríguez, jugó un papel clave en la detención de López. Él fue quien alertó sobre un auto en la zona del convento.  

Allí vio que un vehículo se detuvo y, desde allí, comenzó a arrojar bolsas hacia el interior del predio, ubicado en la calle Mansilla entre Batallón Norte y Comandante González, de la localidad del oeste de la provincia de Buenos Aires. 

"Alguien en horario de la madrugada vio un auto sospechoso, que era un Meriva radicado en Río Gallegos. Llamó al 911. El móvil llegó en tres minutos y luego llegó un segundo móvil de apoyo. Tenía seis bolsos, una valija y un arma de fuego", señaló Ritondo. 

Esa no fue la única sorpresa. Según contó Ritondo, cuando la Policía bonaerense arribó al lugar, el ex número dos de Julio De Vido "quiso sobornar sin éxito a los efectivos y luego le dijo a las monjas que los policías le querían robar la plata que había llevado a donar".

Explicó que en principio López fue detenido por portación de arma (que estaba vencida) pero que luego pasó a ser investigado por presunto lavado de dinero.

Además, el ministro de Justicia de la provincia reveló que el juez federal Julián Ercolini ya se comunicó para decir que buscará intervenir dado que lleva una causa por presunto enriquecimiento ilícito.

José López declaró un patrimonio de 2 millones de pesos y ningún dólar. Sin embargo, según Ritondo, fueron incautados 160 bultos de dinero, algunos termosellados, y que ya se contaron más de $8,5 millones de dólares.

 

"Había dinero en cuatro monedas, dólares, euros, yen y una moneda de Qatar", informó.

El ex funcionario y actual legislador del Parlasur por Tucumán llevaba consigo un fusil calibre 22, según consignaron fuentes judiciales y policiales.

También fueron secuestrados una carabina marca Sig Saguer calibre 22 con el cargador con 25 cartuchos, relojes y una valija cerrada.

Según consta en el acta policial, inmediatamente se dio intervención a la UFI número 10 de General Rodríguez y se convocó a la Policía Científica para la apertura de esa valija que, también, contenía fajos de dólares.

Hood Robin

López fue secretario de Obras Públicas durante la gestión de Julio de Vido al frente del Ministerio de Planificación Federal, durante el gobierno de Néstor Kirchner y, luego, en los dos mandatos de Cristina Fernández de Kirchner.

En diálogo con radio La Red, una monja del monasterio -que no se identificó- reveló detalles del accionar de López en el lugar donde fue detenido.

“Ayer vino, estaba medio loco. Nos decía 'yo robé dinero para venir a ayudar acá'. Quiso entrar pero se lo llevaron preso. Yo les dije: era un hombre muy bueno, acá venía una vez al año y nos ayudaba con algo, té, café”, relató la monja en la entrevista. 

Una de las monjas, que no fue identificada, reconoció a López como un amigo del lugar junto a De Vido, ambos muy cercanos al arzobispo Rubén Di Monte, conocido como el "párroco K" y fallecido en abril pasado.

El caso acaparó la atención de los medios nacionales argentinos y se convirtió en objeto de chistes y debates en redes sociales y de repudio general tanto de autoridades como de políticos de todas las tendencias. En Twitter Jóse López fue trending topic.