El primer mandatario hizo el anuncio en la Quinta de Olivos después de reunirse con ministros y funcionarios gubernamentales y con expertos en salud, que aconsejaron la continuidad de las restricciones para la circulación de la población, hasta el 26 de abril, donde se volverán a reunir para analizar la continuidad del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

(Corrientes Virtual). - El Presidente Alberto Fernández anunció hoy la prórroga del aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus hasta el 26 de abril inclusive con el mismo modelo que rige en el país desde el 20 de marzo para las grandes ciudades y una Etapa Administrada, que permitirá a los gobernadores de provincias proponer aperturas en algunas actividades o regiones.

El Presidente dijo que la cuarentena debe seguir en vigor porque demostró que sirvió para aplanar la curva de contagios en medio de la pandemia.

Fernández dijo que la nueva etapa de cuarentena será Administrada, ya que se permitirá a los gobernadores que propongan las ciudades y regiones donde se podrán ir abriendo algunas actividades, aunque respetando un protocolo estricto y siempre y cuando la presencia del virus sea mínima o nula.

El jefe de Estado considera que hasta ahora el aislamiento dio buenos resultados y que es cumplido por la mayoría de la sociedad, por lo cual dispuso la prórroga, pero instó a no relajarse y a que la gente se mantenga recluida en sus casas.

Aclaró el Presidente que se agregaron algunas excepciones, como el funcionamiento de talleres, gomerías y actividades anexas para reparar vehículos que son utilizados por los sectores excluidos de la cuarentena, como patrulleros y ambulancias.

Asimismo, se permitirá la salida de personas discapacitadas y con autismo, por ejemplo, dentro de los límites cercanos a sus domicilios para morigerar la presión del encierro.

El Presidente de la Nación estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros Eduardo De Pedro (Interior) y Ginés González García (Salud), el Presidente hizo hincapié en la necesidad de que el aislamiento sea estricto para los adultos mayores de 65 años, pues tienen una posibilidad de mortalidad del "80 por ciento".