Osuna manifestó ante el Ministro Solá la preocupación por la bajante del Río Paraná y solicitó su intervención internacional: La situación está generando problemas acuciantes.

(Corrientes Virtual). - La Diputada nacional Blanca Osuna expresó su preocupación por la bajante extraordinaria del Río Paraná y le solicitó al Ministro Solá su intervención en ámbitos internacionales de gobierno de la cuenca ante esta situación.

En el marco de la reunión a través videoconferencia que mantuvieron los diputados de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara de Baja de la Nación con el Ministro Solá, la Diputada nacional del Frente de Todos expresó que “la situación de la extraordinaria bajante del Paraná está generando problemas acuciantes”.

Asimismo, la Diputada explicó a los legisladores y al Canciller, que “si bien el río tiene un régimen que fluctúa entre crecientes y bajantes, ésta es de tal magnitud que está afectando aspectos sanitarios, ambientales y  económicos especialmente en las ciudades y poblados ubicados en la provincias del NEA sobre la costa del Paraná. Ejemplo de ello son los problemas que se han presentado en las bombas tomadoras de  agua cruda que dependen de municipios”.

Además, Osuna hizo hincapié en las “dificultades económicas generadas por la notable baja altura del río ya que  a raíz de esta situación, el transporte fluvial está teniendo una seria dificultad  logística para el traslado de cereales y otros bienes”

Al respecto, el Ministro Solá comentó que “estamos en contacto permanente con Brasil y con Paraguay, porque Paraguay también está afectado por la bajante, y este fin de semana una comisión de técnicos se reunirá para tratar el tema sobre qué pasa con la represa hidroeléctrica Itaipú, en virtud del tratado tripartito que tenemos los tres países, y qué relación tienen con la bajante del Paraná”.

“Al mismo tiempo debo decirles que la bajante del Iguazú es también considerable, y estamos en consulta con Brasil por la represa de Itaipú, para darle una respuesta al pueblo argentino sobre esta situación”, explicó el Canciller.

Asimismo, la Diputada Blanca Osuna señaló: “Argentina, junto a Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia integra desde 1969 el Comité Interjurisdiccional de la Cuenca del Plata para gestionar de manera integrada los recursos hídricos compartidos y  fomentar la cooperación,  para evitar decisiones no acordadas  que conduzcan a situaciones de crisis o conflicto”.

“Los acuerdos de cooperación en ese ámbito, o en el que Cancillería considere más pertinente a los efectos de aportar a la atención de este fenómeno,  debieran ayudar a transitar sin tanto costo social y económico esta etapa,  donde el impacto de la notoria escasez de lluvia en la zona del curso alto de nuestro río y otros factores colaterales se hacen sentir”, agregó.

A su vez, la legisladora entrerriana señaló: “En el caso de la represa de Yaciretá (Argentina-Paraguay), según surge de la  información de Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Eléctrico S.A.), la cota de altura máxima de embalse es de 83,5 m. y la de mínima de 75 m. Actualmente la altura es de 82,9 m. que llamativamente se ha mantenido durante diciembre, enero y febrero últimos, siendo una altura cercana a la máxima. Indudablemente una menor cota, aún dentro de los parámetros técnicamente aceptables, podría ayudar a aliviar la bajante que se registra en estos días” y en ese aspecto, acotó: “Nos preguntamos ¿cuál es la razón por la cual si no hay lluvias se retiene el agua a esa altura de cota?”.

A eso agregó que “el comportamiento de la administración de caudal de agua por parte de la represa de Itaipú  tiene antecedentes de regulación de cota según las necesidades de los cursos fluviales  de la región de influencia. Ejemplo de ello es  la disminución de cota efectuada en octubre de 2019 y la consecuente liberación de agua del embalse.

Por  último, la diputada del Frente de Todos solicitó en su intervención ante el Ministro que “se informe sobre las acciones llevadas a cabo o por concretar desde la cartera que Ud. conduce para morigerar la notable disminución de agua en el curso del río”.

“Podemos aceptar que la razón principal además del propio régimen fluvial del Paraná es la escasez de lluvias que responde a razones ambientales. En este caso se requieren  de políticas integrales a mediano y largo plazo. Pero en el mientras tanto es necesario actuar para atenuar al menos las consecuencias que trae aparejadas el decrecimiento del caudal del río”, finalizó.