Pin It

 

(Corrientes Virtual). - El país y los argentinos, en especial las clases medias y bajas, están sometidos a un creciente deterioro económico y social por causa de las disputas internas del oficialismo, la inflación en aumento, la falta de insumos y combustibles que afectan a la producción, la inseguridad creciente y la tragedia educativa, entre otros problemas urgentes que requieren de un plan y decisión que hasta el momento el oficialismo no tuvo.

A todo eso se suma la renuncia del ministro Martín Guzmán y la ausencia total de dirección económica.

Exigimos al Frente de Todos la máxima responsabilidad institucional y seriedad democrática, el cese en las peleas internas y poner todo el esfuerzo en resolver los problemas de los argentinos.

Es imprescindible llevar certidumbre y construir un piso mínimo de confianza. La lucha abierta no hace más que aumentar la angustia social, que está llegando a niveles desconocidos, y destruir nuestras oportunidades.

Son tiempos de templanza para todas las fuerzas políticas, sociales y económicas del país.

Ante la disgregación y atomización del Gobierno Nacional, desde Juntos por el Cambio, reafirmamos la consistencia y unidad a través de nuestros bloques legislativos y el trabajo de los equipos técnicos para planificar políticas alternativas que devuelvan al país a una senda de estabilidad y progreso.