El dueño de Austral Construcciones le apuntó a Vialidad, por no haber librado pagos, y a las denuncias de lavado de dinero. Lázaro Báez, uno de los empresarios más beneficiados por los gobiernos kirchneristas, informó que inició el el procedimiento preventivo de crisis para su empresa Austral Construcciones.

 

 Lo hizo en medio de una protesta con piquetes y un paro general en todos los obradores y la administración de la empresa en la provincia de Santa Cruz y en la ciudad de Río Gallegos, en reclamo del pago de dos quincenas de sueldo y el aguinaldo.

 

 

Al parecer, el fin del gobierno de Cristina Kirchner se tradujó en un fin de los beneficios para el empresario kirchnerista. 

Según publica hoy el diario La Nación, en su edición impresa, Báez reunió a los empleados en la planta de Gallegos, en la que también estuvieron presentes los diputados radicales Sergio Bucci y Gerardo Terraz, donde contó su mal momento económico.

El empresario que supo ganar más de 54 obras públicas, que significaron ingresos por encima de los $24.500, sólo en diciembre emitió 104 cheques sin fondo por $5.730.200,41, elevando su rojo bancario a $22.369.782.

Báez responsabiliza a Vialidad Provincial por no haberle tramitado pagos y por haber demorado la concreción de algunas obras. Pero también le apuntó a las denuncias judiciales por lavado de dinero, entre las que se encuentra la causa Hotesur, que investiga el negocio hotelero de la familia Kirchner.

Mañana habrá una reunión para buscar destrabar el conflicto, en la que también estarán presentes miembros de Vialidad Nacional. El empresario se mostró permeable a que otras empresas se hagan cargo de las obras pendientes, con la condición de que absorban a todo el personal.

Clarín.-