El jefe Comunal de Empedrado aseguró que no dará un paso al costado. Reconoció algunos problemas con obras municipales, pero lo atribuyó a las cuestiones climáticas y al parque automotor "heredado" que calificó de obsoleto.

 

Tras la marcha que realizaron el lunes varios vecinos de la localidad para pedir su renuncia, el intendente de Empedrado, Oscar Mieres, salió a contestar las acusaciones y dejó en claro que “no renuncia, ni se toma licencia”.

“Voy a seguir trabajando, ayer me reuní con los concejales y les dejé en claro que no voy a renunciar, ni a pedir licencia. Yo fui electo por cuatro años y tengo un compromiso con la comunidad. Que ellos tomen la determinación que crean conveniente”, se defendió el jefe Comunal.

En diálogo con radio Sudamericana, Mieres reconoció que “él mismo no está conforme” con su gestión, pero lo atribuyó a cuestiones que lo exceden.

“Estamos conviviendo con un fenómeno meteorológico, como la corriente de ‘El Niño’, que nos está generando muchos problemas. Algunos reclamos -sabemos- son justos y vamos a tratar de darles respuesta, pero tenemos que entender el contexto”, expresó.

“Empedrado ha enfrentado un crecimiento urbanístico desorganizado que incrementa la demanda que, muchas veces, supera al municipio”, explicó Mieres

Puntualmente, el titular del Ejecutivo municipal se refirió al estado de las calles, que fue motivo de queja de los vecinos que asistieron a la marcha. “Nosotros necesitamos al menos 10 días de buen tiempo para poder meter una motoniveladora, si llueve permanentemente no lo podemos hacer. Y como heredamos un parque automotor obsoleto, tenemos que alquilarlas”, detalló.

Además, desmintió que no tenga diálogo con los concejales. “Los invité [a los concejales] a trabajar en forma conjunta. También les pido a los vecinos que hagan conocer sus reclamos. Nuestra gestión enfrentó desde el principio

 problemas económicos y, por otra parte, Empedrado ha enfrentado un crecimiento urbanístico desorganizado que incrementa la demanda que, muchas veces, supera al municipio”, explicó.

Para el intendente, que ayer sumó el apoyo de sus pares y de legisladores del FpV, hay un trasfondo político en el reclamo ya que -aseguró- “apenas asumieron los concejales, el 10 de diciembre, nos reunimos a dialogar, y de buenas a primeras aparecen con esto”. Y continuó: “Yo estoy abierto al diálogo, que ellos tomen la determinación que crean conveniente”.

La relación entre Mieres y el Concejo Deliberante nunca fue buena desde que la comuna cambió de manos en 2013, cuando el Frente para la Victoria (FpV) venció a Encuentro por Corrientes (ECO). En enero del año pasado, los concejales denunciaron penalmente al intendente por malversación de fondos públicos y amenazaron con iniciar también un proceso de juicio político. Según los denunciantes, Mieres había adjudicado, de manera irregular, cuatro obras en la localidad. Sin embargo, nunca hubo en el recinto una presentación formal en ese sentido.

Anoche, en conferencia de prensa, los ediles anunciaron que le presentarían un petitorio para que “se tome licencia”. Sin embargo, no hubo mayores precisiones sobre un eventual pedido de juicio político.

“Se que los reclamos son justos, pero pido que entiendan el contexto. El fenómeno de ‘El Niño’ nos afecta a todos. El estado de las calles no es el óptimo. Nosotros no contamos con máquinas propias, el parque automotor heredado es obsoleto, tenemos que alquilarlas. Y necesitamos de 10 a 12 días de buen tiempo para poder meterlas a trabajar. Es la realidad con la que nos estamos manejando lamentablemente”, recalcó Mieres en el final.

El intendente quiere continuar. Los concejales quieren que se vaya. Un conflicto de poderes que trae a la memoria lo sucedido en Santa Rosa. Habrá que ver cómo continúa la historia.

 

LA RELACIÓN CON LA VICEINTENDENTE.

Mieres tampoco tiene buena relación con su viceintendente, Graciela Coronel, del Partido Autonomista, que lo acompañó en la fórmula en 2013.

“No comparte la dinámica de trabajo que pretendemos, así que no tenemos una buena relación”, señaló.

 

Diario Época.-