La Po­li­cía de­tu­vo en la ciu­dad de Co­rrien­tes a un hom­bre oriun­do de Bue­nos Ai­res acu­sa­do de es­ta­far, en la su­ma de 17 mil pe­sos, a un ciu­da­da­no chi­no, due­ño de un su­per­mer­ca­do, al que ha­bría pro­me­ti­do cam­biar esa su­ma de di­ne­ro en bi­lle­tes por mo­ne­das.

Al ca­bo de una se­ma­na de in­ves­ti­ga­ción, au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría Pri­me­ra lo­ca­li­za­ron al pre­sun­to ma­le­an­te en el ba­rrio Cre­mon­te, don­de ha­bi­ta una vi­vien­da en un te­rre­no fis­cal, se­gún su­po dia­rio épo­ca.

 

El sos­pe­cho­so fue iden­ti­fi­ca­do, en ba­se a sus di­chos da­do que no cuen­ta con do­cu­men­tos, co­mo Adrián E., de 36 años.

 

To­do co­men­zó el 13 de no­viem­bre, cuan­do el ex­tran­je­ro pro­pie­ta­rio de un co­mer­cio ubi­ca­do en el ba­rrio San Je­ró­ni­mo acep­tó en­tre­gar la im­por­tan­te ci­fra de di­ne­ro a quien lle­gó al lu­gar y fin­gió ser em­ple­a­do ad­mi­nis­tra­ti­vo de una em­pre­sa de trans­por­te ur­ba­no de pa­sa­je­ros.

Lue­go de usar la téc­ni­ca de­lic­ti­va co­no­ci­da en la jer­ga po­li­cial co­mo “cuen­to del tí­o”, el “por­te­ño” ha­bría ci­ta­do a la víc­ti­ma a reu­nir­se fren­te a la pa­ra­da de co­lec­ti­vos del puer­to, adon­de le da­ría “las mo­ne­das que quie­ra”.

El ex­tran­je­ro, con pro­ble­mas de cam­bio en su co­mer­cio, de­nun­ció que acep­tó el con­vi­te y lle­vó los bi­lle­tes. Una vez en el puer­to se los en­tre­gó al fal­so ad­mi­nis­tra­ti­vo, quien to­mó el di­ne­ro e in­gre­só a la zo­na de pues­tos co­mer­cia­les con la pro­me­sa de tra­er una bol­sa de mo­ne­das, con la pre­mi­sa de ma­ne­jar­se dis­cre­ta­men­te por­que na­da más “ha­cía un fa­vor”.

Lo cier­to es que el ca­sual “cam­bis­ta” de­sa­pa­re­ció y el chi­no de­bió ra­di­car la de­nun­cia de es­ta­fa en la co­mi­sa­ría Pri­me­ra.

La Sec­ción In­ves­ti­ga­ción de esa de­pen­den­cia po­li­cial, con la co­la­bo­ra­ción de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción de De­li­tos Com­ple­jos, des­gra­vó una fil­ma­ción del su­per­mer­ca­do que cap­tó los mo­vi­mien­tos del acu­sa­do y les per­mi­tió ob­te­ner la fi­gu­ra de la per­so­na a lo­ca­li­zar.

Una se­ma­na más tar­de la bús­que­da del pre­sun­to ti­ma­dor, con se­gui­mien­tos in­clui­dos, de­ri­vó en la cap­tu­ra de Adrián E.

Radio Dos.-