Los restos corresponderían a una mujer. El cuerpo fue encontrado próximo al límite con Paraguay. Investigan la hipótesis de un asesinato. 

La Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na (PNA) ha­lló en un ria­cho de la Is­la Api­pé, de­par­ta­men­to co­rren­ti­no de Itu­zain­gó, el ca­dá­ver sin ves­ti­men­ta de una per­so­na en avan­za­do es­ta­do de des­com­po­si­ción y su­je­ta­do con ca­de­nas. Los pri­me­ros in­di­cios ava­la­rí­an la po­si­bi­li­dad de que se tra­te de una mu­jer que ha­bría muer­to apro­xi­ma­da­men­te 20 dí­as an­tes, da­do el avan­za­do es­ta­do de des­com­po­si­ción.


Si bien el des­cu­bri­mien­to del cuer­po ocu­rrió el lu­nes la in­for­ma­ción tras­cen­dió ayer y has­ta el mo­men­to no hay cer­te­zas so­bre la iden­ti­dad, mien­tras la Po­li­cía por el mo­men­to ca­re­cía de in­for­ma­ción res­pec­to a per­so­nas de­sa­pa­re­ci­das en esa re­gión.
Una de las hi­pó­te­sis en tor­no al ca­so es­tá re­fe­ri­da a la po­si­bi­li­dad de un ase­si­na­to de cier­to ras­go “ma­fio­so”.
Efec­ti­vos de la PNA du­ran­te tra­ba­jos en pre­ven­ción de de­li­tos en la zo­na de fron­te­ra con la Re­pú­bli­ca de Pa­ra­guay die­ron con el cuer­po se­mi su­mer­gi­do en un cau­ce de agua que ten­dría de­sem­bo­ca­du­ra al bra­zo prin­ci­pal del río Pa­ra­ná, en la is­la si­tua­da a unos 200 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Co­rrien­tes.
El ca­dá­ver fue tras­la­da­do a la ca­pi­tal pa­ra un es­tu­dio mé­di­co fo­ren­se por­me­no­ri­za­do, en pos de lo­grar al­gún in­di­cio cla­ro que per­mi­ta lle­var a su iden­ti­dad co­mo tam­bién el re­fe­ri­do a cau­sal de muer­te.
La zo­na del ha­llaz­go, des­de ha­ce lar­gos años, apa­re­ce en el ma­pa “ro­jo” de te­rri­to­rio fre­cuen­ta­do por nar­co­tra­fi­can­tes y con­tra­ban­dis­tas que uti­li­zan el Pa­ra­ná co­mo vía de trans­por­te des­de el ve­ci­no pa­ís a te­rri­to­rio ar­gen­ti­no.
Da­tos co­no­ci­dos por dia­rio épo­ca in­di­can que el cuer­po es­ta­ba en un 50 por cien­to sin sus par­tes blan­das y la zo­na de la ca­be­za co­mo una “ca­la­ve­ra”. Pe­ro la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es que anu­da­da a la cin­tu­ra lle­va­ba una ca­de­na grue­sa y de bas­tan­te pe­so con la cual su­pues­ta­men­te lo arro­ja­ron al agua pa­ra que de­sa­pa­re­cie­ra de la su­per­fi­cie.

Diario Epoca.-