Una chica de 20 años, que cursa su noveno mes de embarazo y tiene fecha de parto para el lunes 20 de julio, fue atacada en la vía pública por tres encapuchados en la localidad misionera de Concepción de la Sierra, quienes la arrastraron hacia un yerbal y la violaron en manada.

(Infobae). - Si bien el ataque ocurrió el viernes 10 de julio, la noticia recién trascendió este viernes cuando la policía confirmó que había detenido a uno de los atacantes. El sospechoso tiene 22 años y los efectivos continúan con la búsqueda de los otros dos, que aún no fueron identificados.

La joven relató que esa tarde se había dirigido hacia el barrio Pozo Público, en la zona periférica del pueblo, para visitar a sus familiares. Cuando volvía a su casa, cerca de las 23, fue atacada por atrás sin tener tiempo de correr o gritar en pedido de auxilio. Le taparon la boca con una mano y pese a la resistencia que opuso, fue arrastrada hasta un descampado, donde concretaron el ataque sexual.

Durante el forcejeo, la mujer sufrió cortes y moretones en el rostro y las piernas y una herida superficial en el labio inferior.

La víctima permanece internada en el hospital local, donde también le están brindado atención psicológica debido a que quedó en estado de shock y está a pocos días de dar a luz. Pero más allá de la situación que le tocó vivir, tanto ella como el bebé se encuentran fuera de peligro.

El diagnóstico médico indicó que al momento del examen físico, “la paciente estaba lúcida en estado de profunda angustia, embarazada de 38 semanas y con fecha probable de parto para el próximo lunes 20 de julio. Además, presenta excoriaciones en ambas piernas y un corte superficial en el labio inferior de la cara. Queda internada en observación”.

El juez de Instrucción de Apóstoles, Miguel Faría, ordenó que policías de la Comisaría de la Mujer fueran hasta el hospital para tomarle la denuncia a la joven, que no pudo aportar la identidad de los agresores porque el lugar donde se produjo el ataque no cuenta con buena iluminación y los agresores llevaban capuchas.

Sin embargo, aportó datos sobre un particular dibujo en la parte frontal del buzo que llevaba uno de los violadores. Con ese dato, los investigadores salieron en busca de sospechosos.

Así, este miércoles allanaron una vivienda del barrio Don Toto de Concepción de la Sierra y secuestraron un abrigo cuyas características coinciden con las que describió la joven.

Asimismo, por orden del Juzgado interviniente se activó el protocolo para las víctimas casos de abusos sexuales, la cual recibió la contención del Gabinete Interdisciplinario de la Comisaría de la Mujer de Apóstoles.