Un funcionario policial fue detenido ayer acusado de abusar sexualmente de una adolescente de 17 años con quien había compartido una fiesta y a quien se ofreció a llevarla a su casa en su auto durante la madrugada.

(DiarioPanorama). - La investigación está a cargo de la Comisaría del Menor y la Mujer Nº 1 y de la fiscal Jésica Lucas, tras la denuncia de la madre de la víctima.

Según el relato de la denunciante, el sábado a la noche su hija se trasladó a una fiesta que se realizó en un domicilio privado en un barrio del norte de la capital santiagueña.

Ya de madrugada, la adolescente junto con una amiga comenzó a pedir un remis para regresar a sus domicilios. En ese momento, uno de los jóvenes presentes se habría ofrecido llevarlas en su auto y ellas aceptaron.

A mitad de destino, el joven habría resuelto dejar primero a la amiga de la joven de 17 años y prometido que después haría lo propio con ella, detalla la denuncia de la mamá de la víctima.

Ya solos en el auto, el sujeto habría ingresado por un callejón oscuro y allí detuvo la unidad. Al instante se habría abalanzado sobre la joven. A pesar de la negativa de la víctima el sujeto insistió y terminó doblegando por la fuerza la resistencia de la menor, a quien minutos después terminó accediendo sexualmente.

Tras el ultraje reinició el viaje y descendió a la jovencita cuadras antes de su casa, aseguró la progenitora en su presentación ante los policías. La mujer, visiblemente angustiada, detalló que su hija arribó al hogar llorando y con la ropa en un estado deplorable.

Ni bien fue alertada la policía, la fiscal Jésica Lucas habría puesto en marcha el procedimiento para detener al degenerado. La Fiscalía requirió el domingo la detención del efectivo policial y la medida fue concedida por la jueza de Control y Garantías de turno, María Pía Danielsen.

A contrarreloj, los expertos trabajaron con dosajes de los dos protagonistas. También, tomaron muestras con hisopados y materializado un exhaustivo control de la menor. Además la fiscal ordenó que sea incautada toda la vestimenta que llevaba la víctima y el funcionario policial en la fiesta nocturna.