Pin It

La víctima fue ultimada de una apuñalada en el tórax en medio de un cruce verbal que se “fue de las manos”. Hay un detenido de 58 años.

Un he­cho la­men­ta­ble ocu­rrió en el de­par­ta­men­to de Es­qui­na, cuan­do un hom­bre fue ul­ti­ma­do de una apu­ña­la­da en me­dio de una pe­lea que man­tu­vo con otra per­so­na du­ran­te un par­ti­do de fút­bol. En ese mar­co el sos­pe­cho­so ha­bría to­ma­do un cu­chi­llo con el que hi­rió de muer­te a la víc­ti­ma de 29 años, quien per­dió la vi­da ahí mis­mo.

 

El ho­mi­ci­dio tu­vo lu­gar el sá­ba­do en ho­ras de la tar­de, en el pa­ra­je Guay­qui­ra­ró del men­cio­na­do de­par­ta­men­to, don­de se de­sa­rro­lla­ba un par­ti­do de fútbol en­tre los lu­ga­re­ños. Sin em­bar­go, el jue­go pa­só a ma­yo­res a eso de las 18, cuan­do se sus­ci­tó una dis­cu­sión en­tre dos ju­ga­do­res de equi­pos con­tra­rios.

Si bien los mo­ti­vos de la dis­cu­sión no tras­cen­die­ron, las fuen­tes mar­ca­ron que la si­tua­ción “se fue de las ma­nos” cuan­do uno de los su­je­tos in­vo­lu­cra­dos se ale­jó del si­tio pa­ra vol­ver con un cu­chi­llo en ma­no, el cual uti­li­zó pa­ra he­rir de una pu­ña­la­da en el tó­rax a su con­trin­can­te de­por­ti­vo tras un for­ce­jeo en­tre am­bos.

La te­rri­ble he­ri­da que el ata­que pro­vo­có de­jó al agre­di­do ten­di­do de­san­grán­do­se, con lo cual per­dió la vi­da ca­si en el ac­to.

Se pre­su­me que el cu­chi­llo in­gre­só por una re­gión cer­ca­na a los pul­mo­nes y pro­vo­có una pro­fun­da he­ri­da en una re­gión sen­si­ble, lo cual no dio tiem­po a que la víc­ti­ma pue­da ser asis­ti­da mé­di­ca­men­te pa­ra sal­var su vi­da y evi­tar que mu­rie­ra a cau­sa de la he­mo­rra­gia.

Tras ello se dio avi­so a la Po­li­cí­a, por lo que se pre­sen­ta­ron en el lu­gar los efec­ti­vos de­pen­dien­tes de la co­mi­sa­ría dis­tri­tal de Es­qui­na. És­tos se en­car­ga­ron de to­mar los da­tos de lo ocu­rri­do. Se­gún las fuen­tes po­li­cia­les, la víc­ti­ma fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Adrián Pe­rey­ra de 29 años. Por otro la­do, los po­li­cí­as pro­ce­die­ron a la de­ten­ción de Pe­dro Be­nig­no Pa­la­cio, de 58 años, quien fue se­ña­la­do co­mo el pre­sun­to au­tor del ata­que. Al res­pec­to fue se­cues­tra­do un cu­chi­llo, el cual se­ría el ar­ma uti­li­za­da pa­ra per­pe­trar la agre­sión que de­ri­vó en la muer­te del jo­ven.

Tan­to el ele­men­to cor­tan­te co­mo el sos­pe­cho­so de 58 años fue­ron lle­va­dos a la co­mi­sa­ría de Es­qui­na, por lo que fue­ron pues­tos a dis­po­si­ción de la Jus­ti­cia pa­ra que se ini­cie el ex­pe­dien­te de la cau­sa. Al res­pec­to con­ti­núa la in­ves­ti­ga­ción pa­ra po­der co­no­cer si du­ran­te el due­lo cuer­po a cuer­po exis­tió la in­ter­ven­ción de ter­ce­ros. Es­te da­to no es me­nor, ya que en los ca­sos de ri­ñas ca­lle­je­ras, la ac­ti­tud que los otros to­men pue­de cons­ti­tuir un ac­ti­tud de­lic­ti­va, por ejem­plo, en ca­so de ins­ti­gar ver­bal­men­te o de al­gu­na otra for­ma pa­ra que se lle­ve ade­lan­te una pe­le­a. Al res­pec­to el Có­di­go Pe­nal Ar­gen­ti­no, en los ca­sos de due­los, fi­ja ade­más pe­nas pa­ra los pa­dri­nos de los in­vo­lu­cra­dos en la gres­ca.

 

Emo­ción vio­len­ta

En tan­to, la ley fi­ja la san­ción de pri­sión de ocho a vein­ti­cin­co años al que ma­ta­re a otro.

La san­ción, de­pen­dien­do de las cir­cuns­tan­cias, pue­de ser de re­clu­sión per­pe­tua. Asi­mis­mo hay que te­ner en cuen­ta que en ca­sos co­mo es­tos, exis­te el ate­nuan­te co­no­ci­do co­mo “e­mo­ción vio­len­ta”, el que pue­de pro­vo­car que la pe­na sea dis­mi­nui­da. Sin em­bar­go, la ju­ris­pru­den­cia se­ña­la que és­ta es apli­ca­ble só­lo por las cir­cuns­tan­cias que en­vuel­ven la con­mo­ción aní­mi­ca y no la emo­ción mis­ma.

 

Diario Época.-