Pin It

Un adolescente atacó a integrantes de una cuadrilla de operarios que trabaja en arreglos de una calle. Tiró piedras y con un chicote golpeó a dos hombres. Luego entró a su casa y reja mediante lanzó amenazas armado con un cuchillo. Lo detuvieron en un allanamiento.

 

Un ado­les­cen­te de 17 años fue de­te­ni­do en un alla­na­mien­to que la Po­li­cía con­cre­tó en su vi­vien­da, adon­de se atrin­che­ró des­pués de ata­car a cas­co­ta­zos y “chi­co­ta­zos” a una cua­dri­lla de ope­ra­rios que re­a­li­za­ba me­jo­ras en una ca­lle, en el ba­rrio Juan XXIII de la ciu­dad de Co­rrien­tes.
To­tal­men­te ena­je­na­do, el me­nor lan­zó pie­dras y con un chi­co­te gol­peó a dos hom­bres pa­ra lue­go en­trar a su do­mi­ci­lio y, re­jas me­dian­te, lan­zar ame­na­zas ar­ma­do con un cu­chi­llo.
El iné­di­to epi­so­dio se pro­du­jo a ple­na ma­ña­na en la es­qui­na de ca­lle Fa­cun­do Qui­ro­ga y Pa­sa­je Las Flo­res, don­de em­ple­a­dos de una em­pre­sa con­tra­ta­da por el Mu­ni­ci­pio ha­cí­an ta­re­as pa­ra el fu­tu­ro as­fal­ta­do.


Cer­ca de las 10:30 del vier­nes, el jo­ven­ci­to sa­lió de su ca­sa (si­tua­da en Qui­ro­ga al 1100) y pre­sun­ta­men­te in­fluen­cia­do por el con­su­mo de sus­tan­cias es­tu­pe­fa­cien­tes arro­jó cas­co­tes a los tra­ba­ja­do­res. Tras ese pri­mer in­ci­den­te el me­nor re­gre­só a su do­mi­ci­lio, des­de don­de nue­va­men­te sa­lió al ra­to por­tan­do el chi­co­te con el cual agre­dió a los ope­ra­rios.
El cli­ma en­ton­ces pa­só a ma­yo­res. Las víc­ti­mas, tam­bién enar­de­ci­das, de­ci­die­ron per­se­guir­lo con in­ten­cio­nes de de­vol­ver­le los gol­pes. Pe­ro el ado­les­cen­te fue más rá­pi­do y lo­gró en­trar a su ca­sa y ce­rrar el por­tón de re­jas.
Lla­ma­dos a la Po­li­cía mo­ti­va­ron la ur­gen­te pre­sen­cia de au­to­ri­da­des de la co­mi­sa­ría Do­ce, quie­nes me­dia­ron pa­ra que no ha­ya un sal­do a la­men­tar.

El jo­ven de­ci­dió “a­trin­che­rar­se” en una ha­bi­ta­ción. Cer­ca de él es­ta­ban su pa­dre y su ma­dre, quie­nes ve­í­an asom­bra­dos to­da la se­cuen­cia y le­jos de en­tor­pe­cer el pro­ce­di­mien­to de la Po­li­cía ma­ni­fes­ta­ban ne­ce­si­tar ayu­da pa­ra su hi­jo.
Al ca­bo de al­gu­nas ho­ras la Jus­ti­cia dis­pu­so que el ado­les­cen­te fue­ra de­te­ni­do me­dian­te un alla­na­mien­to. Así, los efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría Do­ce so­li­ci­ta­ron co­la­bo­ra­ción del Gru­po Tác­ti­co Ope­ra­cio­nal (GTO) pa­ra irrum­pir en el sec­tor de la ca­sa don­de el au­tor de los in­ci­den­tes de­ci­dió en­ce­rrar­se, po­si­ble­men­te por­tan­do el ar­ma blan­ca. En po­co me­nos de un mi­nu­to el jo­ven­ci­to fue sa­ca­do del lu­gar, car­ga­do al mó­vil del GTO y lle­va­do a la sec­cio­nal po­li­cial, des­de don­de más tar­de lo con­du­je­ron al área de se­gu­ri­dad del Hos­pi­tal de Sa­lud Men­tal San Fran­cis­co de Asís, pa­ra que­dar in­ter­na­do ba­jo tra­ta­mien­to mé­di­co.

Ve­ci­nos de la zo­na co­men­ta­ron a épo­ca, tes­ti­go del pro­ce­di­mien­to, que la con­duc­ta del me­nor ha­bía cam­bia­do brus­ca­men­te en los úl­ti­mos me­ses. Ade­más de la de­ten­ción, el des­plie­gue po­li­cial per­mi­tió se­cues­trar un cu­chi­llo y pe­da­zos de lo que po­dría ser un ar­ma de fa­brica­ción ca­se­ra de­no­mi­na­da co­mo “tum­be­ra”.

 

 

Diario Epoca.-