Pin It

Desde el Ministerio de Salud Pública, brindan recomendaciones para tener una buena alimentación durante la época estival. Elegir comidas ligeras y refrescantes, aumentar el consumo de frutas y verduras de temporada, optar por agua y jugos naturales son algunas de las sugerencias.

(Corrientes Virtual). - Si bien todo el año es fundamental para el cuidado de la salud tener una buena alimentación, desde la Dirección de Nutrición instan a seguir algunas recomendaciones. Las altas temperaturas y las vacaciones, provocan muchas veces modificaciones de hábitos alimentarios, ya que se dejan atrás preparaciones muy calóricas y pesadas, para dar inicio a preparaciones más frescas. 

En este sentido, las nutricionistas del área explicaron que “no se trata de comer mucho menos que en el invierno, pero sí de seguir una dieta distinta; el número de calorías que precisamos es menor, la hidratación es mayor y las altas temperaturas, sumadas a alimentos grasos o fritos pueden provocar sensación de pesadez y malestar”.  

Es importante elegir comidas ligeras y refrescantes. Las frutas y verduras de temporada, que tienen un elevado contenido de agua y otros nutrientes esenciales para nuestro organismo, sacian el hambre y la sed de una forma apetitosa, contribuyendo a mantener nuestra piel bien nutrida e hidratada, teniendo en cuenta que la misma suele estar más expuesta a los rayos del sol.

 

Por estos motivos, algunos consejos para seguir una alimentación saludable en verano son 

-Distribuir los alimentos en cuatro comidas diarias (desayuno, almuerzo, merienda y cena) y dos colaciones opcionales (media mañana y media tarde). 

-La distribución correcta de alimentos evitar hacer comidas muy abundantes y difíciles de digerir, favoreciendo el buen funcionamiento del organismo. 

-Aumentar el consumo de frutas y verduras, aprovechando las de estación que son más sabrosas y económicas. Nos aportan vitaminas, minerales, fibra y agua. 

-Aumentar el consumo de líquidos, tanto en las comidas como fuera de ellas. Optar por agua y jugos de frutas naturales. Lo recomendado: 2,5 L diarios. 

-Evitar alimentos con elevado contenido en grasas como frituras, fiambres, embutidos y snacks, para no tener digestiones pesadas o lentas. 

-Leer las etiquetas de los alimentos y elegir los que tengan menor contenido en grasas totales, grasas trans, azúcares, sodio y mayor contenido de fibra.