Pin It

Cuando los bebés empiezan a gatear o andar, es normal que quieran explorar cada rincón del mundo, sin embargo, su inestabilidad motriz puede provocar que se golpee en la cabeza con frecuencia.

(DMedicina). - Aunque estar pendiente de un bebé es muy necesario, también es normal dejarle cierta “libertad” en sus etapas iniciales para que vaya descubriendo cosas por sí mismo. Mientras, los padres deben prepararse para prevenir los golpes.

Inés Sánchez Pina, enfermera pediátrica, advierte de que es necesario adaptar el entorno según la etapa de desarrollo que se encuentre el niño, ya que este sencillo gesto disminuye mucho el riesgo de que el bebé sufra cualquier accidente.

 

Qué hacer si un bebé se ha dado un golpe

Si el accidente ya ha ocurrido, estos son los pasos que debemos de seguir, según la especialista:

Revisar la zona del cuerpo dónde se ha producido el golpe: Comprobar si hay sangrado, hinchazón, objetos punzantes clavados o pérdida de conocimiento. 

Si existen sangrado de la zona: presionar con gasas o trapo limpio. Si se está fuera de casa, presionar con cualquier prenda que tengamos a mano. 

Si tiene objetos punzantes: no retirar 

2. Observa el entorno: ¿cómo se ha producido? Si no lo has presenciado, busca objetos que te puedan dar pistas.

3. Si no existe pérdida de conocimiento ni alteración de la continuidad de la piel y sospechas que ha sido un golpe pequeño, hay que vigilar la sintomatología en las próximas horas.

4. La situación puede ser grave si aparecen vómitos repetitivos, confusión, debilidad de extremidades, pérdida de conciencia, dificultad para el despertar o malestar general. En ese caso, es importante acudir a urgencias hospitalarias y/o llamar al 107 y seguir las instrucciones.

Pina recuerda que es necesario intentar mantener la calma y llamar al 107, en el caso de estar bloqueados y no saber cómo actual o tener dudas. “Ellos te marcarán las pautas y transmitirán tranquilidad, lo que te ayudará a calmarte y centrarte”, explica.

Proteger y protegerse también es fundamental.  “Es necesario que, ante un golpe en la calle o en escenarios peligrosos, siempre intentemos asegurarnos nosotros antes de acudir a socorrer, ya que tú mismo puedes ser el único que pueda llamar a los servicios de emergencias y, si por correr a socorrer a la víctima tú te conviertes en víctima, se empeora la situación.

 

Qué no hacer

Cuando hay que socorrer un accidente se pueden cometer errores mientras se intenta resolver la situación. La especialista explica que, en este caso, nunca debemos extraer los objetos punzantes, ya que podríamos dañar las estructuras y provocar un mal mayor.

“En caso de perder el conocimiento, nunca zarandear al niño, sino que bastaría con intentar despertarle gritándole o realizando un pellizco en las extremidades”.